martes, 27 de noviembre de 2018

Ojo por ojo, diente por diente, de Al Baltax

La esperada secuela de The Spanish Job está casi terminada, a falta de rodar una trepidante y explosiva secuencia postcréditos que va a ser la guinda del pastel. Para la mañana de ese sábado estaba todo previsto, actores, equipo, localización... excepto lo imprevisible (o al menos hasta que el señor del tiempo se pronunció): la meteorología, nuestra gran amiga. La previsión era nefasta, así que hubo que cancelar la jornada de rodaje, pero Al Baltax es un culo de mal asiento, y la necesidad de filmar, ese run-run, ese come-come que sólo los directores conocen porque lo han sentido, le llevó a articular en tiempo récord un plan alternativo. Alternativo, que no "B", porque parece que llamarlo así sería robarle la dimensión al proceso y al resultado, que es de "A" mayúscula.

Ojo por ojo, diente por diente es uno de esos guiones afilados, como si Tarantino dirigiera un capítulo de La Casa de la Pradera, con la dosis exacta de humor, ternura, mala baba y con el "más difícil todavía" para cualquier director: rodar con niños.

Alberto escribe que me agradece estar ahí siempre que puedo para participar en sus "proyectos barra locuras". No se da cuenta de lo feliz que me hace cada vez que confía en mi para hacer....bueno, no se exactamente si lo que hago está bien o no, pero como sólo me paga con donuts y patatas fritas, le debe de salir a cuenta.

Esta vez, para el cartel, la idea surgió con la primera lectura del guión, tratando de buscar una imagen que aportara la información necesaria para el planteamiento de la historia, jugando con el desconcierto y la identidad del Ratoncito Pérez,  pero sin revelar el desenlace, lo que se viene llamando "sin hacer spoilers". Las puertecitas de casa de muñecas que venden para decorar las habitaciones de nuestros más pequeños, para que el pequeño ratón pueda colarse de noche y tomar los dientes para dejar su moneda, era un elemento con la suficiente potencia alegórica y un soporte ideal para plasmar que algo extraño (a través del cordón policial) está sucediendo. La estética más limpia, blanca y con reducción de elementos que en carteles anteriores, así como una tipografía sin alardes y jugando con el "blanco sobre "blanco" era una intención que llevaba tiempo queriendo desarrollar en algún proyecto, quizá teniendo en mente hacer una lejana referencia a la línea de uno de mis diseñadores favoritos, Isidro Ferrer, pero sin llegarle ni a la suela del zapato.

Bueno, y este que sigue es el resultado. Lo acompaño con una colección de fotografías de los actores, y de imágenes promocionales del rodaje y la foto de grupo del equipo del proyecto














.

DE KI, de Jesús Carabias

Llegaba tarde a la jornada de rodaje de Perdidos y sin abrelatas, de Miguel Ángel Ariño, cuando fue la primera vez que vi a Jesús Carabias. Lo primero que pensé de él, sin conocerlo, fue: "Este tipo tiene pintas de saber lo que hace". No hicieron falta más que unos minutos para recibir la confirmación de esa primera impresión: Jesús se desenvolvía con la soltura y, a la vez, la firmeza del profesional que sabe lo que se trae entre manos. Posteriormente, el fantástico resultado en la dirección de fotografía y el montaje del cortometraje hablaba por sí solo. Hubo un reencuentro breve la mañana en la que ambos fuimos a echar una mano a Al Baltax en su (viral) spot navideño para la Agrupación de Oficiales de la Guardia Civil, pero aquella vez no tuvimos ocasión más que de intercambiar saludos.  Tuvo que pasar un tiempo hasta volver a coincidir con él, esta vez bajo la batuta de Sergio Montes, en su inminente estreno titulado La Virgen Pálida, y de nuevo poder verlo en acción con su buen saber hacer. Entretanto, he tenido ocasión de disfrutar de su obra musical El Vuelo de Lena, que ya es posible visionar en abierto, y en la que, como hombre del Renacimiento, Jesús resuelve de manera plenamente solvente tareas más allá de la dirección y el guión, o el etalonaje (su especialidad), atreviéndose con facetas como la composición de los temas del corto.

Jesús me contó como surgió DE KI en un audio de Whatsapp de esos que tanto odio (aunque él no tenía porqué saberlo), y cómo, por una serie de circunstancias, quedaron varados en un centro comercial él y su pareja con el actor Rodrigo Moreno, con tiempo suficiente, y una historia que contar. Cuando la creación llama, no respeta nada, ni siquiera si en ese momento no dispones de los medios más óptimos. Pero eso no fue impedimento, e improvisando con la cámara de su teléfono móvil, se lanzaron a grabar. El resultado demuestra que, en ocasiones, lo importante no es disponer de unos dispositivos alucinantes o un presupuesto astronómico, sino de ingenio y, sobre todo, del talento del que, como os he contado, Jesús anda sobrado.

DE KI no tiene diálogos. Aunque eso no es cierto, porque los ojos de los actores hablan más que un puñado de líneas llenas de palabras. La adaptación musical consigue ir generando poco a poco la tensión necesaria, haciendo no tan importante la resolución, como el recorrido, el camino que nos lleva a la sorpresa final. La fotografía, acercándose al cómic, es otra de las señas de identidad, que abrazan el homenaje al manga hasta en el título del cortometraje.

Todo esto, las miradas, la estética comiquera, el "menos es más" que tanto le gusta al director, y alguna pequeña "pista" escondida, así como la naturaleza un tanto de "cine guerrilla" del cortometraje, se vuelcan en el cartel, que es también un impulso en sí mismo, con sus defectos y sus virtudes.

Pim. Pam. DE KI.


viernes, 6 de abril de 2018

miércoles, 4 de abril de 2018

Torla y Broto










Torla-Ordesa




Cascada de Sorrosal (Broto)


Iglesia de San Pedro (Broto)


jueves, 11 de enero de 2018

Porto (Oporto)


 Eletrico 22 y  Torre de los Clérigos







Río Duero (Douro). Puente de D. Luis I.



Rabelo en el Río Duero.



Mercado do Bolhão



Salón Árabe, Palacio de la Bolsa




Catedral de la Sé



Livraria Lello

Porto, Oporto, Portugal.

martes, 3 de octubre de 2017

Alquézar





Vistas panorámicas



Plaza Mayor






Colegiata de Santa María la Mayor

Alquézar (Somontano de Barbastro, Huesca, Aragón)